martes, 10 de febrero de 2009

El "Mal del Desarrollo"

El desarrollo económico es algo muy deseable para todos los países, pero así como el refrán popular dice: "No hay mal que por bien no venga", también no hay bien que no traiga su dialéctico mal agarrado de la mano. Si bien son muchos los males que podemos ver en los países desarrollados, uno en particular me da vueltas en la cabeza: la paradoja educativa o el "mal" del desarrollo.

Trataré de explicar esta paradoja en pocas palabras. La mayoría de las personas que viven en los países en desarrollo tratan desesperadamente de aumentar sus ingresos. Hay muchos caminos, como en todo, el más común en México es por medio de un empleo en el gobierno e ir escalando hasta los puestos altos con meta en una Secretaría de Estado o en un puesto de elección popular, empezando desde diputado local hasta gobernador de un Estado o Presidente de la República. Por este medio se tiene asegurada una altísima percepción económica, legal por sueldos e ilegal por "comisiones" de lo que se autoriza a comprar con dineros públicos.  Si bien este método es común , esta limitado por la posibilidad de conseguir un buen "padrino político" para poder ir escalando. Por otro lado el método mas utilizado por los "sin padrino político", los cuales son la gran mayoría, es el de obtener un grado académico iniciando con una licenciatura hasta un doctorado. Un hecho reciente en particular, refuerza esta idea que expongo: la reciente (http://www.milenio.com/node/194065) sobre solicitud de ingreso al Instituto Politécnico Nacional y a la Universidad Autónoma de México. Lo anterior ocurre por el posible recorte de empleos y/o la baja en los sueldos. 

La idea de que al aumentar tu nivel académico aumentan tus ingresos no es solo de México. En casi, por no decir todos los países en desarrollo y desarrollados este hecho es cierto. Sin embargo en los países desarrollados no es una opción de la mayoría de las personas. Veamos unos ejemplos concretos. El creador del concepto de computadora personal, Steve Jobs, desertó de la Reed College University, para, con su amigo Steve Wozniak, también desertor, fundar la exitosa empresa Apple Computers en Cupertino, California. Los genios fundadores de Google, crearon siendo estudiantes de posgrado de la Stanford University, el mundialmente famoso buscador, desertando de la universidad sin titularse. El monopolista Billy Gates desertó de la Harvard University para fundar Microsoft. Son muchos los ejemplos y poco el espacio para citarlos.

Es por tanto un hecho de que en los países desarrollados no es tan necesario tener un grado académico alto para poder asegurar un ingreso alto. Viviendo en España, me percato de que este hecho se esta dando. Las matriculas escolares bajan año con año y no tardará en llegar la fecha en que las universidades públicas españolas oferten sus programas académicos a todos los latinoamericanos, para poder justificar su presupuesto y justificar su existencia.

Si el mundo en general persigue el desarrollo económico como meta última, me pregunto: ¿Es el futuro de la humanidad la baja educación académica? Espero que esto no sea así. Un estudiante universitario tiene una visión mas amplia de la vida. Es mas tolerante, mas reflexivo, mas difícil de engañar con discursos políticos llenos de falacias, mas sensible al arte, mas cauto en sus opiniones y en general mas inteligente.

Si esta paradoja educativa es cierta, entonces es un "mal del desarrollo" que se tendrá que enfrentar, no con discursos y buenas intenciones, si no con acciones ciudadanas que valoren en su justa medida a la educación como un medio para hacer mejores personas y habitantes del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario