jueves, 1 de enero de 2015

Algunas señales de que estás viviendo demasiado en pequeño


¿Cómo vives tu vida? ¿Proactivamente aprovechas al máximo tus talentos y buscas experiencias y relaciones enriquecedoras que te hagan sentir realizado? ¿O tu enfoque está en evitar el dolor, la confrontación y la vergüenza, en otras palabras, te haces un blanco pequeño para que así el mundo no te pueda derribar?

Exponerse ahí afuera puede ser inquietante, pero se siente peor preguntarse qué podría haber sido.

¿Te estás dando la oportunidad de ser mejor y experimentar todo lo posible? ¿O estás viviendo una vida en miniatura? A continuación se enlistan algunas señales que estés viviendo de forma demasiado pequeña para tu grandeza interior:

 

Esperas a que los demás tomen la iniciativa para...


... Hablar en una reunión, invitar a alguien a ir al cine, tener un turno con el micrófono de karaoke,  unirte a la conversación en una fiesta, compartir tu opinión. Ponerse adelante simplemente no está en tu tu forma de ser. ¿Qué pasa si hablas y dices algo estúpido? ¿Y si le invitas a alguien a ir al cine y te dice que no? Es mejor sentarse y esperar hasta que alguien te ruegue para que hagas algo. De esa manera, si las cosas van mal, puedes decir: "¡Oye, que no era mi idea!"

La realidad: si esperas que te pregunten, la invitación puede no llegar nunca. Sí, eso podría significar que podrías evitar una vergüenza, pero también significa que vas a perder oportunidades para crecer, aprender y divertirte.

Preferible no hacer nada para evitar confrontaciones.

 

No importa cuán grande o legítima sea tu queja, no puedes confrontar realmente a una persona con algo que consideras injusto. ¿Qué pasa si se enojan? ¿Qué pasa si se te regresa y tu eres el confrontado? En su lugar, vives con el problema, y te quejas de tu jefe con tu cónyuge, de tu cónyuge con tu amigo, de tu amigo con su hermana, etc.

La realidad: Puede ser difícil ser firme y enfrentar a otra persona con una queja, pero puede hacerse de una manera diplomática, respetando a todos los involucrados, en vez de ventilar el problema a espaldas de ellos. También es la mejor posibilidad para lograr un cambio real. Ofrecer a la otra persona la oportunidad de hacer las cosas mejor o que se explique porque las ha hecho mal. Con esto puedes hacerle un bien a la persona que confrontas porque quizá no sabe que esta haciendo las cosas mal.

 

Le das lugar a las pequeñas cosas en tu vida pero ignoras las grandes.


La vida parece llena de pequeños detalles, recados, tareas, correo electrónico, listas de tareas pendientes, etc. Pero a pesar de todo, el ajetreo no parece añadir mucho al final del día. A menudo te sientes como que te estás perdiendo de lo grande.

La realidad: La historia tantas veces contada de las rocas en el frasco se aplica aquí: Si pones las cosas pequeñas primero en el frasco, los guijarros y la arena, no tendremos lugar para las rocas grandes. Pero añadir las rocas grandes en primer lugar, las cosas importantes, como la familia, la salud, las relaciones, las piedras pequeñas y la arena se acomodarán en los espacios vacíos. El punto es que no hay una manera de comprimir todo en tu vida, pero se debe dar prioridad a las cosas que realmente importan.

 

La crítica te deprime en lugar de ayudarte a crecer.


Cuando las palabras desalentadoras llegan, las ves como una confirmación de lo que sospechabas desde el principio: soy un perdedor. Aún así, no necesitas que sean palabras. Una sola mirada de disgusto puede hacer que te marchites. Es por eso que llevas una pesada coraza cada vez que tienes que tratar con la gente, ya sea en casa, en el trabajo o en el mundo. Estás todo el tiempo preparado exhaustivamente para el ataque.

La realidad: La gente suele darle menos importancia a sus críticas de lo que nosotros pensamos. Presta atención a tu reacción la próxima vez que estés en el extremo receptor de un comentario negativo. ¿Tu pulso se acelera?, ¿Tu cara se pone roja, estás oyendo el comentario y sintiendo  indignación y angustia, en lugar de realmente escuchar lo que la persona está diciendo? Trata de olvidarte de eso y escucha como si estuvieras tomando notas para otra persona. ¿Es la crítica válida? ¿Hay algo que aprender de ella? Si es así, ¡excelente! Has tenido una experiencia positiva, aunque sea dolorosa. Si no es así, puedes decir: "Entiendo tu punto de vista, pero no estoy de acuerdo contigo, y aquí está el porqué." Para luego olvidar todo y seguir adelante.

 

Piensas más de lo que produces.


Tienes buenos proyectos, tal vez muchos de ellos. Te pasas horas, semanas, meses e incluso años pensando en ellos, planificando y examinando los pros y los contras desde todos los ángulos. Pero a la hora de la verdad, encuentras un millón de razones para no realizarlos. Piensas que probablemente no van a funcionar de todos modos, te dices. ¿Qué pasará si pongo todo mi empeño, mi corazón y alma en uno de estos proyectos y luego termino haciendo el ridículo, o peor aún, teniendo el desprecio social? Es mejor esperar hasta que todo esté perfecto.

La realidad: Sí, va a doler si tu idea cae en la indiferencia o la burla, pero ¿cuál es la alternativa? ¿Nunca tomar una oportunidad? ¿Nunca buscar lo que realmente quieres y puedes hacer? ¿Eliminar toda tu creatividad hasta que quedes seco sin ninguna idea? La perfección es una ilusión, por supuesto, y prácticamente cada historia de éxito es precedida por una serie de fracasos, a veces espectaculares. Hay que estar dispuesto a tener tus propios fracasos. Incluso si nada sale como lo planeado, aprenderás mucho acerca de qué hacer, y que no hacer, la próxima vez. Por lo menos serás capaz de mirarte en el espejo y decir: "Yo le di todo mi mejor esfuerzo, pero para la próxima lo haré mucho mejor".

Aparta un momento este inicio de año y haz una introspección. Tan solo tu cuerpo es una maravilla biológica que funciona de forma espectacular. Estás destinado al éxito, sólo necesitas encontrar que es lo que realmente tienes que hacer en la vida. El NO ya lo tienes por defecto, así que haz un regalo a ti mismo de tomar la oportunidad de vivir en grande este año que comienza. Nunca te arrepentirás, te lo aseguro. Mientras haya vida hay esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada